Artículos : 27/11/16
¿La Educación en Cuba esta al alcance de todos?
Por: Arelis Rodríguez Silva y Leodan Suarez Quiñones.
 

Ante la opinión pública internacional el Estado Cubano ha pretendido que todos los niños  gozan de igualdad de derechos pero dentro de nuestro país la opinión nacional no comparte esta especulación. En realidad se respeta el derecho a la asistencia de cada niño a un círculo infantil o jardín de infancia a los cuales no pueden asistir. De cumplirse en realidad  esto beneficiaría a todas las madres trabajadoras que podrían desempeñarse en sus centros de trabajo con mayor tranquilidad y resultados mientras su hijo recibe las atenciones, cuidados y enseñanzas correspondientes. En nuestra provincia Pinareña esta situación se torna crítica para aquellas  ciudadanas, principalmente jóvenes, que sólo viven de su salario y no tienen la posibilidad de “ayudar” ni acercarse a los responsables de los otorgamientos de las plazas del círculo infantil. La Constitución de la República de Cuba, en su artículo 44 donde hace referencia a la garantía de igualdad para la mujer, sita, “El estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades” y no hace mención de qué forma se puede  obtener la matrícula a un centro de este tipo. El mecanismo para obtener una plaza  en la mencionada institución es realizando la solicitud a los cuatro meses de vida del niño, a través de una planilla que es adquirida en la Dirección Municipal de Educación y llenándose en el centro de trabajo de la madre, una vez terminada se devuelve a Educación y el documento se tiene que renovar anualmente.  El otorgamiento de la plaza es dado por las capacidades que da esta institución para empresas u organismos a nivel municipal. Finalmente la cifra  nunca alcanza para satisfacer la demanda o solicitudes es por esto que transcurren los primeros cinco años de vida de muchos niños sin este derecho y esto atenta contra la economía de estas madres trabajadoras. Muchas plantean que cuando acuden  a la Dirección municipal de Educación para obtener información le dicen que hay pocas plazas, que los círculos son pocos para la demanda que existe y la prioridad la tienen las madres que laboran en los órganos políticos, sectores de Salud y Educación, pero aún en estos centros hay madres que han permanecido esperando hasta que su niño llega a la etapa escolar. Algunas madres, para no perder el empleo, se ven obligadas a acudir a los cuentapropista que cuidan niños por un valor que oscila entre los $125.00  y $150.00 moneda nacional al mes, además de tener que llevarle al bebé todo lo que consumirá en el día, cuando descuentan esto del  salario de un trabajador común queda  muy poco para las demás necesidades.  Es por estas razones que algunas madres optan por dejar el trabajo, garantizando y asegurando a sus bebe su primera educación y cuidado adecuado. La situación creada por los organismos del  Estado, que de esta forma quebrantan los derechos de mujeres y niños, generando  bajas de trabajadoras, honestas y honradas con deseos y necesidades de empleo.