Artículos : 03/01/17
Quién fue el Señor de la Vanguardia. Oscar Luis Milian Reinoso.
Cifuentes, Villa Clara, 27 de diciembre de 2016.
 

El Señor de la Vanguardia fue el último en incorporarse a la expedición del yate Granma en 1956, y el primero en entrar a Ciudad de la Habana, tres años más tarde. Camilo Cienfuegos Gorriarán, llegó a ser uno de los hombres más carismáticos de la “revolución cubana”.

Su polaridad, sólo comparada con la de Fidel Castro, lo ubicó como el segundo del líder del proceso insurreccional. Camilo, fue un incidente en la historia de Cuba. Él era una persona prácticamente desconocida para todos, pero tenía unos méritos increíbles. Este comandante, nunca tuvo ningún tipo de motivaciones comunistas.

El Che, fue quien lo ascendió al grado de Comandante, porque al que mandaba Fidel a dar los grados de comandante con facilidad, era al Che. Camilo, nunca tuvo funciones administrativas, ni territorio que administrar. Pero si era un hombre atrevido, dispuesto y sobre todo siempre muy preocupado por su responsabilidad.

Camilo Cienfuegos, llegó a ser uno de los comandantes del Ejército Rebelde de mayor dignidad dentro de la guerrilla. Éste nació el seis de febrero de 1932, en el barrio de Lawton, en La Habana. Los que lo conocieron dicen, que nunca tuvo inclinaciones por la política. A él sólo le gustaba el baile, la lectura y sobre todo jugar al béisbol.

En abril de 1953, Camilo parte con visa de turista hacía Estados Unidos de América (EE. UU). Allí trabajó sin documentación, hasta que, en junio de 1955, fue deportado a Cuba. Posteriormente el 7 de diciembre del propio año, se une a varios estudiantes universitarios y participó en una protesta, en la cual resultó herido de un balazo en la pierna izquierda.

Un mes después, es detenido en otra manifestación y fichado por el Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC). Camilo regresa a EE. UU, con visa de residente, en marzo de 1956, tras haber contraído matrimonio con Isabel Blandón, una enfermera salvadoreña, nacionalizada en Estados Unidos, quien conoció en el viaje anterior.

Esta relación se rompió en septiembre de 1956, y Camilo decidió viajar a México, donde posteriormente contactó con los jóvenes del Movimiento 26 de Julio, exiliados en la capital azteca. Al principio Fidel Castro, lo rechazó, al manifestarse que apenas tenía entrenamiento militar. Pero más tarde, Camilo logró ingresar en el grupo de los expedicionarios.

Después de un retraso en la travesía del Yate Granma, los 82 expedicionarios prácticamente naufragan, y lograron tocar tierra firme el 2 de diciembre de 1956, por un punto al Sur de una provincia de Oriente, en aquella etapa conocido como Playa de las Coloradas.

El 9 de diciembre de 1956, camilo logó escapar junto a dos hombres después del combate de Alegría de Pío, donde más tarde se reencontró con otros cinco expedicionarios para luego internarse en la Sierra Maestra.

A pesar de que no recibió un buen entrenamiento militar, Camilo Cienfuegos, impuso su coraje desde el primer encuentro con las Fuerzas Armadas del gobierno de Fulgencio Batista. Fue precisamente su capacidad combativa y el respeto a sus subalternos, los principales elementos que forjaron el carácter guerrillero de este hombre valiente y audaz, al que muchos llamaron el Señor de la Vanguardia.