Artículos : 02/01/17
El futuro de Cuba es continuar la lucha. Oscar Luis Milian Reinoso.
Cifuentes, Villa Clara, 12 de diciembre del 2016.
 

Nuestro pueblo después de una larga tradición de lucha por la independencia y democratización, lo único que queda por hacer es continuar esta disputa no violenta contra el régimen de los hermanos Castro. Por lo que los jóvenes tenemos que estar preparados, ya que nos enfrentamos al régimen más despótico de la historia.

En nuestro país desde hace muchos años, se han realizado muchas gestas de independencia para ser un país libre. El cual hoy seguimos bajo el dominio de un régimen, que no representa a los intereses del pueblo. Este gobierno engañó a muchas figuras jóvenes, que lucharon para que Cuba fuera un país libre y democrático, y no lo que es ahora, un régimen totalitario.

Antes que triunfara la mal llamada Revolución cubana, hubo grupos guerrilleros que se unieron a las fuerzas revolucionarias. Después que triunfó la misma, algunas de estas guerrillas se alzaron en su contra. Ya que ellos estaban en desacuerdo, con la visión del nuevo gobierno comunista que preparaba el propio Fidel. Estos se separaron y formaron tropas guerrilleras, para combatir contra el nuevo régimen.

Estos grupos se formaron en la zona montañosa del Escambray, montañas ubicada en la antigua provincia de Las Villas. Un sistema montañoso que hoy abarca tres provincias, Sanctis Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos. Actualmente esta región es netamente fuente de ingresos en divisas para el gobierno de los Castro. Ejemplo, la producción cafetalera y el turismo.

Después del 59, Fidel creó milicias para luchar contra guerrillas campesinas en esta zona, un acontecimiento que tuvo lugar en toda la Isla. Esto duró seis años, desde 1959 a 1966, al ser la región del Escambray, el lugar donde más fuerza recogía. Fueron muchos los combates que realizaron las milicias del gobierno Castrista, para acabar con estos movimientos libertarios.

José “Pepe” Rebozo, el último guerrillero capturado el 1 de octubre de 1966, era un longevo campesino, a quien Fidel Castro decidió encarcelarlo por 30 años. Finalmente fue liberado y enviado a Estados Unidos a mediados de los años 70’ junto con aproximadamente 100.000 reclusos que el régimen despachó.

Muchos de estos milicianos que participaron en la lucha contra bandidos, es decir contra los luchadores, se encuentran actualmente desamparados por el Estado, a pesar de haber arriesgado sus vidas a favor de Castro. Hoy, estos no reciben ningún tipo de reconocimiento por parte del gobierno y son marginados por la “Revolución”.

En la zona del antiguo Central Corazón de Jesús, devenido en el desmantelado, Mariana Grajales, tenemos varios casos de estos laborantes que no reciben apoyo, ni ayuda del Gobierno. Estos viven en condiciones nada favorables. Y uno de ellos es David “el cojo”, el cual era de esa zona montañosa, donde peleó hasta recibir un tiro, quedando limitado físicamente, de ahí su apodo.

Este miliciano, perdió su vivienda hace años, debido a una tormenta tropical que paso por la región central del país. La casa de David, aún no ha sido reparada por parte del gobierno comunista. Hoy este combatiente retirado solo recibe una pensión mezquina. No cuenta con la ayuda del régimen, a pesar que en un inicio se unió a las fuerzas de los Castro.    

David actualmente lo único que le queda es deambular y hablar solo, a pesar de su demencia. Este rebelde marginado actualmente se lamenta de haber luchado a favor de esta “Revolución” y dice que lo único que queda en Cuba, «es continuar la lucha».